TRANSFONDO

Si has estudiado física – y yo soy de letras puras- sabes que la cantidad de energía que se obtiene de un sistema mecánico es igual a la cantidad de energía que se puso en él, menos la cantidad de energía que se necesita para mantener el funcionamiento del sistema. ¿A que se te ocurren unas cuantas realidades que simbolizarían una metáfora similar?

Cuando las piezas se desgastan, caen fuera de la alineación o la fricción aumenta, el sistema cae por debajo de su rendimiento óptimo y se necesita más energía para mantener el funcionamiento del sistema. Este requerimiento de energía adicional se denomina ENTROPÍA. Y ESO ES EXACTAMENTE LO QUE HACEMOS NOSOTRES.

Resulta que esto también es cierto para los sistemas humanos como organizaciones. Cuando el grado de disfunción o transtorno en una organización es alto, debido a factores tales como el control excesivo, la confusión, la burocracia, la jerarquía, la competencia interna, las culpas o los temores, la cantidad de energía que gastan los empleados para conseguir realizar su trabajo aumenta. Esta energía adicional se llama ENTROPÍA CULTURAL. Y ESO ES EXACTAMENTE LO QUE HACEMOS NOSOTRES.

Nosotres subvertimos el valor de este concepto de física (¿para qué si no están las artes y la literatura?) y optimizamos la gestión cultural inyectando significados relacionales, es decir, logrando el máximo rendimiento con la cooperación y la coordinación de las fuerzas del ecosistema.

Plataforma de producción y distribución de espectáculos, mediadora entre el mundo del libro y de las artes escénicas.